Medzio Diena: el inicio

Autor Tema: Medzio Diena: el inicio  (Leído 248 veces)

Desconectado Atlas

  • Founder
  • Nivel 2
  • *
  • Mensajes: 128
  • Karma: +0/-0
  • Sexo: Femenino
  • Ante la duda gas ~
    • Tree Of Savior
  • Steam: toLo99
  • Team TOS: Targaaryen
  • Skype: pivito3
  • Clase: Wizard
Medzio Diena: el inicio
« en: Febrero 19, 2017, 10:25:49 pm »
Medzio Diena: el inicio


Bencecida por la Diosa Laima, la capital del reino era símbolo de prosperidad.
Bajo el reinado de su sabio monarca y por la gracia de las numerosas divinidades,
las vidas de su gente estaban repletas de felicidad.


Zemyna, Diosa de la tierra, consagraba las tierras
ofreciendo cada año prósperas cosechas.

Gabija, Diosa del fuego, enseñó a los humanos el dominio de las llamas
para que éstos pudieran disfrutar de un hogar confortable y comida caliente.

Las estrellas de Vakarine ayudaban a los viajeros a encontrar sus caminos
y Ausrine guiaba a los espíritus para que pudieran descansar en paz.



Sin embargo, un día, las plegarias dejaron de obtener respuesta.
Entonces, la gente no creyó que algo así fuera a ocurrir,
seguros de que las Diosas volverían muy pronto.

Pero tal vez ese día fuera sólo el comienzo.


Austras koks emergió repentinamente del centro de la capital
y empezó a hacer estragos en el reino.

Con su enorme tamaño destruyó la ciudad sin que nada pudiera evitarlo
y muchos fueron quienes derramaron sus lágrimas
por la pérdida de sus seres queridos.


Medzio Diena

Cuatro años han pasado, pero esas palabras continúan atemorizando a la gente.
Los monstruos no cesan en propagar la violencia
y nadie sabe cuándo la ciudad, antaño majestuosa, será restaurada.

Las Diosas nunca regresaron.

Cuatro años no han sido suficientes para que
las heridas abiertas desde aquel día cicatricen.
Mientras, las personas tratan de encontrar
la manera de volver a vivir como lo hacían antes.


Un día en medio de la desesperación, personas de todas partes del reino
se reunieron en diversas ciudades alegando haber soñado con la Diosa.

¿Podría ser un signo del retorno de las Diosas?
¿O el principio de un nuevo desastre?

Nadie conoce la respuesta.